Las lágrimas de Vallecas

El Rayo, el equipo del que no soy, se ha ido a Segunda. Con él, se ha ido Doña Carmen Martínez, la anciana de 85 años que vivía en Entrevías hasta que quisieron desahuciarla y a la que Vallecas patrocinó. Con él se han ido los Bukaneros, adalides de un movimiento más que de una … Sigue leyendo Las lágrimas de Vallecas

El penalti que falló el entrenador de Racing y marcó la historia del Lorca Deportiva de Emery y los ex cordobesistas

El 11 de junio de 2006 el Lorca Deportiva –antecesor del rival del Córdoba B por el ascenso a Segunda B- tenía una cita con la historia. En esos momentos, el club era propiedad del empresario Antonio Baños, que había confiado la dirección técnica del equipo a un jovencísimo (33 años) y aún inexperto Unai … Sigue leyendo El penalti que falló el entrenador de Racing y marcó la historia del Lorca Deportiva de Emery y los ex cordobesistas

Mi crónica: Sueño, terror y pesadilla (1-0)

Decíamos que hoy no iba a meterse el Córdoba en play-off, pero podía asegurarse unas tristes vacaciones anticipadas. Si no es así, únicamente es porque esa última sexta (y pírrica) plaza sigue abierta por el titubeante deambular de algunos de sus compañeros de la zona noble. El Córdoba fue de más a menos en Palamós. … Sigue leyendo Mi crónica: Sueño, terror y pesadilla (1-0)

Mi previa: Paciencia (y fe) infinita (Llagostera-Córdoba, Nou Estadi de Palamós, domingo 15 de mayo, 19:00 horas)

Estoy leyendo el muy recomendable Mercado de invierno de Philip Kerr. Para alguien que escribe sobre fútbol es una cantera inagotable de frases lapidarias. De momento, subrayé dos pensando en lo que estamos viviendo en este final de temporada. Ambas puestas en boca del protagonista de la novela, Scott Manson. Una: “el objetivo de un … Sigue leyendo Mi previa: Paciencia (y fe) infinita (Llagostera-Córdoba, Nou Estadi de Palamós, domingo 15 de mayo, 19:00 horas)

El equipo croata que llegó a jugar en Primera italiana

Buscando información para un artículo vinculado con el Calcio topé con el nombre de un equipo que no me sonaba absolutamente de nada: la Unione Sportiva Fiumiana. Aun me extrañó más que dicho equipo llegara a militar un año en la máxima categoría del fútbol italiano de la época (que antes de la Serie A … Sigue leyendo El equipo croata que llegó a jugar en Primera italiana

El temazo de la semana: Inolvidable, de Bebo Valdés y El Cigala (2003)

Sea uno entendido o no en flamenco (y, en su caso, purista o no de ese arte) es difícil resistirse a escuchar el maravilloso disco Lágrimas Negras que en 2003 produjo para BMG Fernando Trueba. El álbum reunió a dos figuras en lo suyo. Por un lado, al pianista, compositor y arreglista cubano Bebo Valdés; … Sigue leyendo El temazo de la semana: Inolvidable, de Bebo Valdés y El Cigala (2003)

La modesta gloria del equipo del Malecón del Besaya

Hablando por twitter con Marcos Pereda el otro día –por cierto: su libro Arriva Italia no tiene desperdicio, especialmente para los amantes del ciclismo- me contó que su infancia son recuerdos del campo de El Malecón. Marcos no es cubano sino cántabro. Porque en Cantabria no sólo juega el Racing sino que también lo hace … Sigue leyendo La modesta gloria del equipo del Malecón del Besaya

Mi previa: Del fútbol y la injusticia (Córdoba-Girona, El Arcángel, domingo 8, 20:00 horas)

Leí el otro día un artículo de Simon Critchley en Jot Down en el que decía que “el fútbol va sobre todo de la experiencia del fracaso y de la injusticia moralmente justificable”. Si es así –que yo lo creo a pie juntillas- la cita del domingo en El Arcángel podría entenderse como un auténtico … Sigue leyendo Mi previa: Del fútbol y la injusticia (Córdoba-Girona, El Arcángel, domingo 8, 20:00 horas)

La semblanza: Patrick Ekeng, un anarquista con clase

Patrick Ekeng fue el sexto refuerzo en llegar el año en el que el Córdoba regresaba a Primera 42 años después. Firmó por dos temporadas con opción a una tercera. Tenía 25 años, venía de acumular más de mil minutos en el Lausanne suizo y se esperaba que abarcase mucho espacio en el centro del … Sigue leyendo La semblanza: Patrick Ekeng, un anarquista con clase