El @UnionistasCF , a las estrellas desde la honradez

Un amor puro nunca resiste comparación. Hay un club, en Salamanca, cuya máxima aspiración es honrar a otro que ya no existe. Un club popular, cuyos dueños son sus 2.344 socios fundadores (Del Bosque es el socio 685), y que nació sin solución de continuidad de las cenizas de la entidad que veneran por mucho que ya esté enterrada para la ley. Una resolución judicial liquidó el 18 de junio de 2013 a la Unión Deportiva Salamanca, un club nonagenario que militó doce temporadas en Primera –su tope, un séptimo puesto en la 74-75– y en cuyas filas militaron peloteros como D’Alessandro, Rezza, Balta, Diarte, Pauleta o Míchel Salgado.

unionistas

Tras la desaparición legal de la Unión, el propietario que la llevó a la ruina (y en su momento también a la gloria), Juan José Hidalgo, quiso reactivar sus negocios con la pelota creando el Salamanca Athletic Club, pero el CSD primero y el Supremo después –dándole prevalencia a la Ley del Deporte sobre la Ley de Sociedades de Capital– derribaron el castillo de naipes del empresario.

Al mismo tiempo nació la versión popular y romántica: el Unionistas de Salamanca Club de Fútbol. Una entidad en cuyo artículo cuarto de sus Estatutos Fundacionales se recoge que: “UNIONISTAS DE SALAMANCA CLUB DE FUTBOL jura fidelidad eterna al club UDS, y no trata, ni jamás lo hará, de suplantar o hacerse pasar por él, ni se considera representante, ni heredero de dicho club, posicionándose radicalmente en contra, y condenando a cualquier otro club que hubiese intentado o intentase realizarlo”.

unionistasjugadores

Creado siguiendo la senda del accionariado popular –los otros equipos españoles que siguen este método son el Badajoz 1905, CAP Ciudad de Murcia, Ceares, Atlético Club de Socios, Tarraco, Xerez DFC, UD Ourense, Avilés Stadium y C.F.P Orihuela Deportiva-, el poseedor del carnet de Unionistas no solo puede entrar a ver los partidos de su equipo en las Pistas del Helmántico (anejo al histórico campo de la UDS, con capacidad para 4.000 espectadores), sino que además tiene voz y voto en todas las decisiones que adopte la entidad. En suma, el club es suyo.

El Unionistas tiene un escudo –diseñado por el periodista Rubén Arévalo y el diseñador Víctor Bernal- en el que junto al toro –que ya aparecía en el escudo de la UDS-, el recuerdo a la entidad que les motiva (UDS 1923-2013) y el propio nombre de la entidad lleva un lema que es toda una declaración de intenciones: Ad astra per aspera. A las estrellas por el camino más laborioso.

unionistas-salamanca-ascenso-tercera-division-futbol-40

Tal vez haciendo las cosas bien, sin desembolsos millonarios y sin trapicheos empresariales sea más difícil progresar en un mundo tan complejo y sucio como el del fútbol. Sin embargo, a Unionistas no le está yendo demasiado mal desde su fundación. En tres temporadas que llevan de vida han conseguido dos ascensos y, de hecho, de sesenta partidos oficiales que han jugado – 20 en Provincial, 34 en Regional y 6 en Tercera- únicamente han perdido uno.

El Unionistas cifra su ilusión en devolver, haciendo las cosas de otro modo, el fútbol de élite a Salamanca. Sus esperanzas se unen –nunca mejor dicho- a las de muchos otros que aspiran, nostálgicos, a recuperar la esencia de un espectáculo que por culpa de la mercantilización y la maldita Ley de las SAD se está prostituyendo a marchas forzadas. Hala Unión (In memoriam, por supuesto).

Mi crónica: A lo campeón (2-0)

A lo campeón ganó el Córdoba, aunque Oltra crea que como tal sólo se puede jugar cuando se aspira a conquistar una gesta en un breve plazo. Y ganó de tal modo porque conquistó todo lo que había en liza: los puntos (lo principal), el corazón de su gente y el beneplácito hasta de los más críticos. Porque no concibo ningún reproche al encuentro del Córdoba ante el Nàstic.

Bien es cierto que el entrenador del rival, Vicente Moreno, no quiso nunca nadar y guardar la ropa y, de hecho, el descaro de Mossa –su lateral izquierdo- provocó en parte su perdición. Guille Donoso entró por ese flanco como cuchillo en mantequilla y se asoció formidablemente bien tanto con Rodri como con un Alfaro que va a más. No es que al georgiano Kakabadze le marchara mucho mejor con Juli, pero daba la sensación de que el juego estaba volcado hacia un lado y una única portería.

 

jgr_0360

Rodri corre a celebrar su gol (Foto: Edu Luque/Minuto 90)

 

No obstante, lo que son las cosas, si Valdés Aller hubiera apreciado que Héctor Rodas abortaba una oportunidad clara de gol en el mano a mano que perdió con Álex López, probablemente le hubiera echado y, quién sabe, lo mismo el encuentro hubiera cambiado.

Afortunadamente no fue así y El Arcángel pudo seguir disfrutando de la superioridad de su equipo hasta que Rodri lo plasmó en el marcador. Fue en el 37 después de otra internada de Donoso cuyo centro perfeccionó Rodas para que Rodri, a lo ratonero, se revolviera y marcara ante Saja.

El gol terminó de matar la resistencia nàstiquer por mucho que Vicente Moreno hiciera los dos cambios poco después de comenzada la segunda parte y por mucho que Uche pudiera haber empatado nada más salir de los vestuarios.

El cambio al 4-4-2 del técnico forastero apenas hizo cosquillas a la bien plantada zaga cordobesista y, de hecho, se veía más cerca el segundo, que llegó en el 60’ después de un contragolpe perfecto en el que brilló la asociación entre Alfaro y Rodri.

A partir de ese momento, llegaron probablemente los mejores minutos de fútbol del Córdoba en toda la temporada. Sueltos, sin presión y gozando al contragolpe los blanquiverdes pudieron aumentar el castigo por mediación de Bergdich, Rodri y Juli. Incluso Oltra pudo probar durante los últimos minutos con Caballero de mediapunta ante la tranquila coyuntura del choque.

No, el Córdoba no será campeón mañana. Ni pasado. Pero si juega siempre con esta misma fe, orden, solidaridad y acierto será casi imposible que no se mantenga entre los seis primeros hasta el final. Por eso, ante el Nàstic, jugó a lo campeón.

JUGARON

POR EL CÓRDOBA C.F. Kieszek; Caro, Bijimine, Héctor Rodas, Cisma; Luso, Caballero (Borja Domínguez, 85’); Guille Donoso (Bergdich, 62’), Alfaro (Edu Ramos, 73’), Juli; Rodri.

POR EL GIMNÀSTIC TARRAGONA. Saja; Kakabadze, Lopo, Iago Bouzón, Mossa; Madinda (Tejera, 62’), Cordero; Lobato, Álex López, Ferrán Giner (Jean Luc, 46’) y Uche (Juan Delgado, 52’).

GOLES: 1-0 Rodri (37’); 2-0 Rodri (60’)

ÁRBITRO: Valdés Aller (castellano-leonés). Amarillas a los locales Héctor Rodas (31’) y Rodri (75’) y a los visitantes Kakabadze (32’), Iago Bouzón (55’) y Tejera (70’).

ESTADIO: El Arcángel, unos 15.000 espectadores.

Yunque primero, hierro después (0-1)

Yo hubiera dejado a Caballero en el once. Por eso yo no soy entrenador. Oltra quitó al madrileño del once inicial y le metió en el momento justo en el que intuyó que su rival estaba noqueado. Tal fue –junto con el trabajo de Edu Ramos, el de Rodri desquiciando a los centrales y el de todo el entramado defensivo- la clave del encuentro. El Córdoba fue mejor que el Alcorcón porque fue más inteligente, tuvo más capacidad de reacción ante los arrebatos del rival y nunca se descentró. Hizo, en suma, cada cosa a su tiempo. Y lo hizo bien. Eso es bastante –que no es poco- para ganar en un campo como el del Alcorcón.

20160920_210737

En Santo Domingo aún no sirven caldo. El caldo del campo del Alcorcón es –o al menos lo fue la última vez que lo probé- delicioso. Ayer, amables, los del club invitaron a un trozo de pizza y un botellín de agua. Se agradece, pero el caldo molaba más. Algo así pasa cuando uno mira su once: ya no están los Rubén Sanz, Fernando Sales, Mora y compañía… Les queda David Rodríguez y la idiosincrasia de unas gradas pequeñas y muy muy próximas al verde (que no, que el campo no es más pequeño). Pero, como equipo, parece mucho peor de lo que fue. Un aspirante no, ni mucho menos.

Pero que no se le reste ni un ápice de mérito al 0-1. El Córdoba atravesó momentos malos. Como cuando los alfareros se dedicaron a lanzar melonazos al área de Kieszek buscando su fallo. O cuando, ya en el tramo final, David Rodríguez empezó a parecer David Rodríguez.

Eso sí, en líneas generales, a partir del bendito gol de Alfaro la victoria no parecía discutible. Es más, a poco que este equipo tuviera un poco más de ángel en ataque habría vencido hoy –y el sábado pasado- con mucha más holgura. Da igual. Es secundario. Lo único real –lo plausible, que viene de aplauso- es que el Córdoba con menos mimbres que el año pasado –al menos con menos pegada- está ahora mismo en la zona noble. En la más noble. Se lo ha ganado después de momentos complicados.

Mañana empieza otoño. Hoy puede haber empezado el verano: hoy hemos ganado donde nunca lo habíamos hecho.

JUGARON

A.D. ALCORCÓN Dmitrovic; Nelson, Iván González, Elguezábal, Razvan (Fede Vega, 69’); Aguza (Pablo Pérez, 60’), Toribio; Óscar Plano, Tropi, Álvaro Giménez (Samu Delgado, 81’); David Rodríguez.

CÓRDOBA C.F. Kieszek; Caro, Bijimine, Deivid, Cisma; Luso, Edu Ramos (Caballero, 62’); Guille Donoso (Bergdich, 82’), Alfaro, Juli; Rodri (Piovaccari, 73’).

GOL: 0-1 (65’) Alfaro.

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo (manchego). Amarillas a los locales Elguezábal (22’), Iván González (28’) y Tropi (77’) y al visitante Juli (51’)

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 6ª jornada de la Liga 1|2|3 disputado en Santo Domingo ante unos 2.442 espectadores.

Mi crónica: Yodo contra los miedos (1-0)

A veces puede que exageremos todo. O no. No lo sé. Yo no era optimista antes del partido ante el Levante. Tal vez usted, que me lee, tampoco. Conozco a mucha gente que no tenía ninguna esperanza de que pudiéramos ganar. Pensaban en el encefalograma plano exhibido en Huesca y le pedían a Dios uno y al Destino otros que fuera clemente ante el Titán que nos iba a devorar.

Quizá sea que seamos andaluces y que estemos condenados a la hipérbole. Quizás nos sintamos mejor lamiéndonos las heridas con sal en lugar de con yodo. Quizá sea, simplemente, que nos guste ser del Córdoba y nos cueste relativizar.

20160917_192330

El primer paso para  restañar el daño llegó al ver la alineación. Bijimine, un central rápido, para taponar el daño que pudiera hacer Roger cayendo a banda. Bien. Caballero, un futbolista cerebral, como forma de generar algo de juego de ataque después de la demostración de nulidad de Huesca. Mejor.

Oltra no fue de farol cuando dijo que quería quitarle el balón al Levante y sus futbolistas, obedientes a su técnico, lo consiguieron. Luso, mucho mejor con Caballero al lado, se creció ante Insa y Campaña; Rodri, por su parte, se contagió de la magia de su compañero y asistió con inteligencia para que Guille Donoso anotara un gol que terminara de encarrilar el sábado. Fue un buen gol. Un gran gol. Su primer gol profesional. No lo olvidará.

Donoso estuvo muy bien por la derecha, demostrando que algunos nos equivocábamos pensando que la baja de Pedro Ríos tenía difícil arreglo. Peor estuvo Alfaro, que tal vez sea el siguiente en salir del once. Pero no es día para reproches. Funcionó la defensa, el medio y el ataque (aunque el pero estuviera en el punto de mira, desviado durante los noventa y pico minutos que duró el pleito).

El Levante, por cierto, horroroso. Su defensa tiró fatal el fuera de juego; Campaña estuvo torpísimo con el balón en los pies y Roger, que le debe mucho al Córdoba sin haber jugado aquí, apenas fue fe y coraje. En el malestar del equipo de Muñiz tuvo mucho que ver la actitud decidida del Córdoba.

Y, a pesar de la neta superioridad, pudo haber rascado algo el equipo valenciano. Hubiera sido injusto, pero Montañés –que le exigió mucho en la segunda mitad a Antoñito- tuvo una oportunidad clarísima que tuvo que abortar Kieszek.

Partido y resultado para quitarnos miedos. Ni somos ni seremos tan buenos como lo de hoy ni somos ni seremos tan malos como el domingo anterior. En conservar la cabeza en ambos momentos y aprovechar las inercias radicará el éxito final. La siguiente oportunidad llegará, afortunadamente, pronto. En Alcorcón. El martes. Ahí comprobaremos si de verdad el camino se ha empezado a andar. JUGARON

POR EL CÓRDOBA C.F. Kieszek; Antoñito, Bijimine, Deivid, Cisma; Luso (Edu Ramos, 79’), Caballero; Guille Donoso (Bergdich, 67’), Alfaro (Borja Domínguez, 84’), Juli; Rodri.

POR EL LEVANTE U.D. Remiro; Pedro López, Chema, Postigo, Abraham; Campaña (Rafael, 55’), Natxo Insa (Jefferson Lerma, 71’); Espinosa, Jason (Montañés, 46’), Morales; Roger.

GOL: 1-0 Guille Donoso (11’).

ÁRBITRO: Sagués Oscoz (vasco). Amarillas al local Deivid (83’) y a los visitantes Chema Rodríguez (67’), Jefferson Lerma (81’) y Abraham Minero (92’).

ESTADIO:  El Arcángel, unos 14.000 espectadores.

Mi previa: Revoluciones y puntos y aparte (Córdoba-Levante, El Arcángel, sábado 17 de septiembre, 18:00 horas)

En su poema La muerte Yeats contaba que “Un hombre en su esplendor/al dar con asesinos/se toma con desdén/ el cambio del aliento”. De la muerte y de la vida se ha hablado esta semana en Córdoba. Y de lo cerrado y lo abierto. De lo privado y de lo público. De leyes y leguleyos. De empresarios. De todo, menos de fútbol.

Y así, claro, a muchos nos acongoja lo de mañana. Porque callando los fallos del Alcoraz –groseros- puede parecer que nunca sucedieron y engañarnos a la hora de plantearnos el partido ante el líder como si nada hubiera pasado. Es justo eso lo que prefiere hacer pensar Oltra, repitiendo (casi) convocatoria y advirtiendo de que no habrá revolución. Pues, digo yo, si no hay revolución al menos que haya revolucionarios. Que haya contestatarios que, sobre el verde, se reivindiquen. Porque es doloroso que después de 46 partidos con el mismo entrenador se sigan cometiendo los mismos errores que el año pasado eran mitigados por la calidad de nuestros delanteros. Esta temporada, ya está claro pero por si acaso mejor recordarlo, no tendremos supermanes con capazos llenos de magia.

20160916_105012

Si Oltra no quiere revolucionar el once, es fácil especular con que Kieszek seguirá en la portería y Antoñito, Rodas, Deivid y Cisma en defensa. En el centro del campo no sería raro que sentara a Edu Ramos y colocara en su lugar a un Caballero que trata de recuperar su seguridad en la rodilla maltrecha. Que funcionara igual de bien que al final del año pasado junto a Luso sería una noticia extraordinaria. Lo mismo, quién sabe, coloca a Bergdich en lugar de Guille Donoso. O escora a Alfaro y mete a Piovaccari para jugar con dos puntas. ¿Quién sabe? De todo puede pasar menos una revolución, que es justo lo que debería terminar sucediendo (pero para bien, no me malinterpreten).

Enfrente, el rival que más puntos y goles a favor lleva. El líder encaja poco –sólo en acciones a balón parado- y mete muchos. En sus filas dos jugadores que hoy podrían vestir de blanco y verde. Uno, Campaña, prefirió un aspirante incuestionable al ascenso; el otro, Roger, tiene un representante muy listo que supo explotar el deseo y la necesidad de nuestro cuerpo técnico para hacer caja (es el mundo del fútbol, desgraciadamente). Ambos están funcionando a un gran nivel en un once que empiezan a saberse de memoria los aficionados granotas: Remiro; Pedro López, Chema Rodríguez, Postigo, Abraham; Campaña, Natxo Insa, Espinosa; Jason, Morales y Roger.

Oltra ha dicho que quiere cuestionarle la pelota a Muñiz. Pues vale. A mí me importa más, sinceramente, cuestionarle el resultado. Tal vez si apuesta decididamente por manejar nuestro destino la nave vaya a buen puerto. Tal vez si la deja a la deriva encuentre El Dorado. Otra vez. Ojalá. Personalmente, lo dudo sin que medie una revolución.

Whelliton (el del gol al Numancia), político investigado en Brasil

De Whelliton Augusto Silva se recuerdan dos cosas por aquí. Una, que fue el fichaje más caro en la historia del club –200 millones de pesetas pagó Rafael Gómez al entonces poderoso Boavista que acababa de ganar la Liga lusa-; la otra, que marcó un golazo al Numancia en El Arcángel. Poco más, ciertamente. El decepcionante paso del delantero brasileño por el Córdoba se saldó con ocho tantos y 3204 minutos. Y eso que su inicio fue bueno, ya que coló seis tantos en los tres primeros meses de competición.

Tras un calvario de lesiones complicadas por su falta de aclimatación y de entendimiento con sus respectivos entrenadores, a Whelliton le dieron puerta ya con Miguel Ángel Portugal en la dirección deportiva un dos de julio de 2003. Tras militar en el Beira Mar, el Flamengo, la Portuguesa y el Club de Regatas de Brasil se retiró del fútbol en 2007.

whelliton

Pues bien, indagando por internet se puede descubrir en qué menesteres anda ahora Whelliton. Al parecer, le ha tirado la política. Y la política ha tirado de él. Marx (Groucho) dijo que “no es la política la que crea extraños compañeros de cama, sino el matrimonio”. Pues Whelliton se hizo presidente del PT –Partido de los Trabajadores, de izquierda, el de Lula- de Praia Grande – y se casó con Janaína Ballaris una concejala del municipio paulista de Praia Grande (por cierto, por las fotos parece un lugar fabuloso).

Las últimas noticias sobre la obra política de Whelliton no le dejan muy bien parado. Según O Regional de Praia Grande, el Ministerio Público Federal acusa al ex jugador de haberse estado beneficiando de una asesoría fantasma en el gabinete del diputado federal del PT, Nilto Tatto. Al parecer, la remuneración que estuvo cobrando el antiguo ariete ascendió a unos 12.940 reales (3.471, 50 euros, vamos, tampoco se haría rico de ser la historia real). Es, no obstante y según la información, lo máximo que se puede pagar para el tipo de servicios supuestamente no prestados.

whelliton2

Diario Córdoba

En la misma información se puede leer que Whelliton “es una persona muy bien relacionada en los bastidores de la política” y que en la ciudad de Sao Paulo tiene una empresa de transporte público que circula en líneas administradas por la Prefectura. La concejala Janaína Ballaris –su mujer a la sazón- realizó un video para descalificar la acusación del Ministerio Público Federal y ha excusado a su marido diciendo que había comprado los vehículos de transporte público en 2006 con el dinero obtenido durante su carrera como jugador profesional. Pero claro, la información precisa que la empresa no fue abierta hasta que los actuales gobernantes –del PT, claro- ganaron las elecciones en 2014.

Pues en esas anda, por si tenían curiosidad, el delantero más caro de la historia del Córdoba.

Más cosas:

https://outrosmeninosdavila.wordpress.com/2013/05/14/whelliton/

http://yojugueenelcordoba.blogspot.com.es/2012/02/augusto-da-silva-whelliton.html

https://www.youtube.com/watch?v=bxx5IC1BGew

https://www.youtube.com/watch?v=h8-VLI1s0go

Los otros equipos del Che

Quien sepa algo de historia y de fútbol ya sabrá que a Ernesto Che Guevara, como buen argentino, le gustaba el fútbol. Puede que igualmente también conozca que bancaba a Rosario Central –dicen que por rebeldía ante Boca y River- y que incluso llegó a jugar de portero en el equipo de su escuela (le colocaron en esa posición por el asma que le obligaba a tener siempre a mano un inhalador). También se cuenta que en Colombia llegó a conocer personalmente a Di Stefano antes de un Millonarios-Real Madrid y que la Saeta Rubia le regaló dos entradas para el partido. Ninguno de los dos sabía realmente hasta dónde iban a llegar en sus respectivas disciplinas.

La cosmovisión de este guerrillero –héroe para unos, bandido para otros– le ha hecho popular en gradas de determinado signo político –de izquierdas, claro– y no resulta extraño ver en ciertos fondos el célebre retrato del revolucionario tomado por Alberto Korda.

Ernesto Rafael Guevara de la Serna also known as Che Guevara, Photograph, Around 1960

El Che con los jugadores del Madureira en el 63 (Getty Images)

Pero en Sudamérica hay dos clubes –al menos- que han llevado más lejos esa pasión por el Che. El Madureira Esporte Clube, carioca, decidió en 2013 vestirse con los colores de la bandera cubana y el rostro del argentino. El motivo responde a que cincuenta años antes, en 1963, apenas cuatro años después de que Castro derrocara a Batista, el Madureira realizó una gira triunfal por Cuba y en uno de esos partidos –el 18 de mayo del 63- estuvo presente Guevara, entonces ministro de Industria.

El Madureira, por cierto, lleva a gala lo de hacer la maleta y echarse a la mar: se considera el equipo brasileño que ha hecho la gira más larga en el exterior (en 1961, 144 días y 36 partidos entre Europa, Asia y Estados Unidos). Como le gustó la experiencia comunista, en el 64 dieron el salto a la China de Mao. Ya no visten con los colores cubanos ni lucen la cara del Che en sus camisetas.

Lo del Madureira puede entenderse como puro interés crematístico para hacer caja con el turismo y el culto a lo revolucionario. Más profundo y sincero resulta lo del Club Social Atlético y Deportivo Ernesto Che Guevara, de la localidad cordobesa –la de Argentina- de Jesús María. La idiosincrasia del club la relató el escritor Juan Pablo Meneses –autor del libro Niños futbolistas– en un artículo en 2014: “Todos son iguales, el deporte no puede ser visto como un negocio, no se venden futbolistas y solo quieren gritar una cosa: ¡hasta la victoria siempre!”.

 

checamiseta

La camiseta del Club Social Atlético y Deportivo Ernesto Che Guevara

 

La impulsora de la idea fue Mónica Nielsen, una mujer que se quedó prendada de niña con la idea romántica del indómito de barba y boina y que luego sufrió los cinco años de dictaduras de generales en su país. Un día, en 2006, un médico amigo suyo le regaló las obras completas del Che y ella decidió llevarlas a la práctica fundando un club más social que deportivo.

El 16 de diciembre de 2006, en el castigado barrio cordobés de Sierras y Parques de Jesús María, nació el club con el nombre del Che. Sin campo propio, sin estadio pero con ilusión. Sin dinero… porque este club ni cobra cuotas ni vende jugadores ni recibe ingresos por publicidad. Nutre sus arcas de rifas, fiestas… y vendiendo algunas camisetas –rojas y con la cara del Che por escudo- a países como España.

A base de esfuerzo, el Club Che ha ido calando en su barrio. La Sociedad Rural que les presta los terrenos donde juega les reconoció su esfuerzo por la gente humilde. Eso sí, su sede social sigue siendo el hogar de Nielsen, que reconoce que a veces tiene un poco abandona a su familia –es abuela- por la causa en la que cree a viento y marea.

Porque no todos los componentes del equipo son comunistas ni socialistas, naturalmente, pero todos respetan el trabajo y la fe de la mujer, que va a conseguir que el club llegue a los diez años este invierno (su sueño es que para esa fecha Aleida Guevara, hija del Che, visite su entidad). Ella resumió su labor en un reportaje en unas palabras que suenan ininteligibles en el mercantilizado mundo pelotero de nuestras latitudes: “Si nosotros no cobramos cuota nada, no estamos regalando nada ni dando dadivas, estamos dando derechos”.

Fuentes:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/10/131001_cultura_equipo_brasil_madureira_futbol_che_guevara_lav http://www.elequipo-deportea.com/futbol/3701/club-social-y-deportivo-ernesto-che-guevara.html

https://comunistasunidosmx.wordpress.com/2015/06/14/el-che-guevara-en-el-futbol/