El Pajarito que le quitó el 10 a Mágico y que jugó en Palencia y Cartagena

El mejor jugador de la historia del fútbol salvadoreño siempre será Jorge Mágico González, pero el dorsal diez de la selección en el último mundial que disputaron (el del 82) fue José Norberto Huezo. Le llamaban Pajarito y jugó en el Palencia y en el Cartagena.

Me llamó la atención, paseando por viejas plantillas de Segunda, encontrarme con un salvadoreño en el Palencia que llegó a ser quinto en la 82-83. Huezo era suplente en ese equipo que dirigía Luis Costa y en el que sobresalía –y le quitaba el puesto a nuestro protagonista- Iñaki López Murga.

huezo

Pues bien, resulta que Huezo había llegado al fútbol español después de ser uno de los mejores de su selección tanto en la fase de clasificación como durante el Mundial del 82. De hecho, fue el autor del tanto que permitió a la selección Selecta (así se le conoce) acceder a su segundo gran torneo internacional ante Haití.

Ya en el torneo ni Huezo ni sus compañeros de equipo pudieron competir ante Hungría, Bélgica y Argentina. Frente a los húngaros cayeron en Elche 10-1 en la que sigue siendo la mayor goleada en un Mundial (ojo: en la previa el entrenador Pipo Rodríguez advirtió que Mágico González tenía amigdalitis y otros tres jugadores estaban tocados. A saber). Jugaron todo el partido Mágico González, que sobresalió a pesar de la tunda según las crónicas, y Huezo. Al igual que lo hicieron en las derrotas frente a los belgas (1-0) y los argentinos (2-0). Maradona contra Mágico en el Rico Pérez de Alicante, pero el mejor fue el portero salvadoreño Mora. Y el diez, Huezo.

Después del torneo el Palencia fichó a Huezo, que después de jugar en el Atlético Marte de su país junto a Mágico González ya había pasado por el Monterrey mexicano. En Castilla y León funcionaron poco Huezo y González (que, recordad, pasó por el Valladolid); pero en Cartagena el diez salvadoreño sí mantuvo un nivel alto que le permitió ser titular tanto en una convulsa primera campaña como en una segunda más regular con Aranguren al frente.

El Pajarito dijo en 2002 refiriéndose a su número asociado al fútbol esto en una web de su país: “ese número significa ser el líder, la manija, el que da la pausa, el que pone el ritmo en los partidos, el que impone carácter. O sea, reúne condiciones de jugador especial. Y ahora no los hay” (ese “ahora” no es el de 2017, ojo).

Y ya está. Huezo trabaja para la federación salvadoreña en sus categorías inferiores. Tal vez aficionados actuales del Palencia y el Cartagena desconozcan que un día en sus respectivos equipos militó un mundialista que fue (y es) ídolo en su país y que, y tal vez esto fuera lo más llamativo, pudiera lucir el número diez a sus espaldas compartiendo vestuario con Mágico González. Casi nada.

Fuentes:

http://web.archive.org/web/20111224123314/http://archive.laprensa.com.sv:80/20020408/futbol/futbol5.asp

bdfútbol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s