Jaime Carragher, el defensa que cumplió el sueño de toda su vida al marcarse un gol en propia puerta de penalti

¿Se imagina ser un referente para la afición del club que siempre ha odiado? ¿Se figura cómo se sentiría si trabajara con éxito para hacer glorioso a su eterno rival deportivo?

Jaime Carragher jugó 723 veces para el Liverpool. Fue su único equipo durante sus diecisiete temporadas como profesional. Vestido de rojo conquistó una Champions, una UEFA, dos Supercopas europeas y dos F.A. Cup (entre otras cosas). Jugar para ese club le dio acceso a la selección de su país durante 38 ocasiones. Y, sin embargo, el mayor gusto de su vida se lo dio el día en el que fue homenajeado. Marcándole un gol de penalti al Liverpool.

Resulta que Carragher se definió una vez como el mayor blue -aficionado del Everton- en Bootle -el barrio donde nació-. Y el Everton, como me figuro ya sabrán, es el enemigo ancestral del Liverpool. No es la única leyenda red que se ha confesado aficionado toffee (así se conoce a los seguidores del Everton). Ian Rush, Robbie Fowler, Steve McManaman o Michael Owen también sufrieron esa dicotomía que padeció Carragher, pero ninguno de ellos lo expresó de manera tan vehemente.

Sucedió en septiembre de 2010. El Liverpool ya ganaba 4-0 en el homenaje que le tributaban el equipo de toda su vida y su eterno rival en Anfield. Al Everton le regalaron un penalti que cometió el propio Carragher y justo cuando el árbitro silbó para que Yakubu golpeara a puerta apareció por sorpresa Carragher para, de preciso derechazo -en realidad: todo lo preciso que puede golpear a puerta alguien que ha colado cinco goles en toda su carrera- batir a su propio portero Brad Jones. No consta, al menos yo no lo conozco, ningún otro gol en propia puerta de penalti.

Aficionados de uno y de otro equipo se tomaron la broma como lo que fue, pero en realidad Carragher había cumplido su mayor ilusión. Tras el partido explicó: “como seguidor del Everton que era cuando niño siempre soñé con marcarle un gol al Liverpool en un derbi”. En 2008 incluso confesó que “fui un fanático total del Everton durante mi adolescencia. El Everton dominaba mis pensamientos las veinticuatro horas del día los siete días de la semana. Iba a los partidos a domicilio e incluso viajaba por Europa durante los ochenta. Cuando hablaba del Everton siempre me incluía en el “nosotros”. Incluso cuando ya jugaba para los reservas del Liverpool quería que el primer equipo del Everton ganara en cada derbi” del Merseyside.

La historia del último gol como profesional de una leyenda. Uno de los que más celebró. En propia puerta. Un episodio impensable en otras latitudes, pero asumible en el país donde nació el fútbol y donde todavía mejor se comprende lo que significa.

Fuente: Pulp Football, de Nick Szczepanik

prop100904-09carragher-testimonialdt1
Jaime Carragher (The Guardian)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s