ENTREVISTA| Lauren, entre el fútbol y el kickboxing: “cuando quedamos invictos con el Arsenal nunca pensamos que lo lograríamos. Fue una de las claves de ese éxito”

Lo reconozco: colé a mi amigo gallego Óscar Ferreiro en el Helmántico el 18 de abril de 2010. Tenía que cubrir el Salamanca-Córdoba que resolvió el hoy delantero del Reus Miguel Linares. El 1-0 final aliviaba en parte la situación en la clasificación de los locales y nos dejaba a los visitantes -obviando la inexcusable resaca de la noche universitaria- en la mediocridad que entonces suponía no estar cerca de los tres primeros.

Óscar, con una cámara casi de pega y un peto exageradamente grande para sus dimensiones, tenía como misión retratar el partido para un medio cordobés, pero durante los primeros cuarenta y cinco minutos se dedicó a fotografiar acciones ofensivas de los charros. “Me equivoqué”, confesó con laconismo gallego -de lacón con grelos- durante el descanso al comprobar que el Córdoba no jugaba de blanquinegro.

Pues bien, ese choque fue el único que disputó al completo Laureano Bisan Etame-Mayer, Lauren, como jugador del Córdoba. Sí, Lauren el del Arsenal y el Mallorca. Su vida y trayectoria tienen miga y él no tiene reparo en compartirla con la amabilidad y sencillez de quien parece conocerte de toda la vida.

lauren salamanca
Lauren, con la camiseta del Córdoba en El Helmántico (Óscar Ferreiro)

Lauren fue el undécimo de doce hermanos de una familia que dejó la recién independizada Guinea Ecuatorial y se refugió en Camerún huyendo de la dictadura de Macías. Desde allí partieron hasta Sevilla, donde Lauren destacó entre sus compañeros de fútbol en Montequinto. Sin embargo, a pesar de haberse forjado en la cantera sevillista, nunca llegó a jugar en el primer equipo. ¿Por qué? “fue un cúmulo de factores”, me cuenta, “en aquella época el Sevilla no cuidaba la cantera como la cuida hoy y no tenía confianza en los chavales jóvenes. Me hubiera gustado jugar en el Sevilla, pero si no llego a salir de Sevilla y a fichar por el Levante lo mismo no llego a nada como profesional. Yo quería crecer y como no me dieron herramientas para hacerlo, decidí marcharme y fue una buena decisión. Gracias a eso jugué un Mundial y luego fiché por el Mallorca”.

“En aquella época el Sevilla no cuidaba la cantera”

No adelantemos acontecimientos. Lauren se estrenó como jugador (semi) profesional un 3 de septiembre de 1995. Utrera-Melilla. Tenía 18 años y marcó en un 1-1. “Recuerdo con mucho cariño la etapa del Utrera en Segunda B, porque era una categoría muy dura con el Jaén, el Málaga,el Xerez… Y no me quiero echar flores, pero destaqué de manera importante. Me acuerdo de un partido en Elche, que creo que lo entrenaba Pepe Mel. Hice muchos buenos partidos en Segunda B”. Su última gran campaña en el Sevilla Atlético (entonces B) le catapultó al Levante de Segunda. Le cortaron la progresión jugadores como Rytter, Marinakis o Oulida. El primer equipo sevillista descendía en esa 96-97 a la misma categoría del Levante. Ni Julián Rubio le dio una oportunidad en Primera.

lauren levante
Lauren, en la tienda del Levante U.D. (Foto: Levante U.D.)

Como azulgrana vive una temporada atropellada con cinco entrenadores y un descenso. No obstante, visita el Pizjuán, donde vence 0-4 jugando los noventa minutos y acaba convocado por Camerún para el Mundial de Francia, a pesar de sentirse español. Dos años más tarde, en Sydney, le gana la final de los Juegos a la selección española y recoge el oro con la camiseta de Marchena puesta. Una paradoja: “es una larga historia. Yo a Camerún le debo muchísimo, sobre todo a Thomas N`Kono que fue quien me llamó y me permitió disputar un Mundial y ganar luego unos Juegos Olímpicos no solo para Camerún sino para toda África y millones de africanos que pudieron levantar un torneo internacional. Me siento orgulloso y no me arrepiento de nada. Me da tristeza esa final de Sydney porque tenía compañeros de cantera como Marchena y José Mari, pero como profesional quería ganar siempre. Aunque haya jugado con la selección camerunesa, me siento español, no es una contraposición. Mi cultura y mi educación está en Sevilla. He mamado Sevilla y sevillismo y me considero sevillano”. Por cierto, en el Mundial de Francia jugó apenas seis minutos y vio una tarjeta roja por darle una patada a Salas en el partido que supuso la expulsión camerunesa ante Chile.

“Ganamos los Juegos Olímpicos para todos los africanos, pero me siento sevillano y español”

El primer gran salto profesional lo da Lauren cuando llega al Mallorca en 1998. La temporada la comienza aquel equipo de Cúper ganándole los dos partidos de la Supercopa al Barcelona y la termina perdiendo la última final de la Recopa ante la Lazio: “esos dos años fueron junto con la etapa de Arsenal mi mejor época como futbolista. Teníamos un gran grupo de enormes jugadores como Ibagaza, Diego Tristán, Siviero, el Negro Engonga… y dirigidos por un gran técnico como Héctor Cúper. Como consecuencia de eso logramos la Supercopa ante el Barcelona y la espina que tenemos todos fue no haber podido refrendarlo con la Recopa, que perdimos ante un rival tan potente como aquella Lazio de Vieri, Nedved… Siempre recordaré la cara de los aficionados de Mallorca que se desplazaron hasta Birmingham y también la ocasión de volea que me sacó Marchegiani y que posteriormente Nedved metiera el 2-1 final. Esto me sirvió como experiencia para conseguir otras finales”.

Lauren Mallorca
Cromo de Lauren con el Mallorca (Todocoleccion.net)

Siempre recordará Lauren a Cúper “por el compromiso que generaba en todo el grupo. Muchas veces los futbolistas solemos pecar de egoístas, pero es el trabajo colectivo, salvo que seas un Messi o Ronaldo que te ganan solos los partidos, el único medio de lograr los logros. Cúper incidía en eso. Nos pasábamos horas trabajando los dos contra uno ante extremos como Luis Figo, que si no estabas muy atento te hacía un roto”.

La regularidad de Lauren llama la atención de los mejores equipos de Europa. Se va al Arsenal, pero pudo haber jugado en el Real Madrid. “Sí. Surgió la opción de ir al Madrid, pero el proyecto deportivo y económico del Arsenal era más interesante. Haberme reunido con Arsene Wenger me convenció y no me arrepiento porque fueron siete años magníficos en los que gané todo menos una competición europea”.

“Surgió la opción de ir al Madrid, pero me convenció Wenger en la reunión que tuve con él”

Aquel fue probablemente el mejor Arsenal de la historia. Dos Premier -la segunda sin perder un solo partido- y un grupo de jugadores -Pires, Ljunberg, Parlour, van Bronckhorst, Pennant, Wiltord…- que le hicieron reconvertirse a lateral derecho: “Islington te puedes imaginar cómo estaba. Recuerdo sobre todo mi primera Premier en 2001, al primer año de llegar ser campeón de Liga y Copa… Esa generación fue creciendo y a los dos años, campeones sin perder un solo partido. Un hito que no se había dado en el fútbol inglés y me siento muy orgulloso de eso y va a ser difícil superarlo. En ningún momento durante el año pensábamos que íbamos a lograr acabar invictos. Eso fue una de las claves para conseguirlo: que fuimos partido a partido”.

Arsene Wenger transmite la imagen de tímido y Lauren no es capaz de desmentirlo: “Es tímido, pero lo suple con su inteligencia. Te da una tranquilidad y una seguridad que hace que rindas muy bien. Tiene un gran sentido del humor y es una persona muy inteligente. Nosotros éramos un vestuario bastante complicado, con mucho temperamento y nobleza, y él nunca se metía en las disputas de los futbolistas ni en los entrenamientos ni en los partidos. Utilizaba más la inteligencia que cualquier otro de los aspectos humanos”.

“He visto a pocos jugadores como Reyes, con ese desequilibrio, ese desparpajo y personalidad”

Y de Reyes, icono en Córdoba y de quien fue su cicerone en Londres, cuenta la leyenda que fue el único jugador en la historia del Arsenal incapaz de aprender una sola palabra en inglés. “(Risas) José es un poco especial en ese sentido. Le costaba la adaptación un poco más, es introvertido en ese aspecto. Le costaba el inglés y el clima. No le gustaba mucho Inglaterra. Pero lo que hay que valorarle a José es el aspecto futbolístico. He visto a pocos jugadores, quitando a Bergkamp y Henry que están a nivel de Messi o Ronaldo como megaestrellas pero entre los terrenales… he visto a pocos como Reyes. Ese desequilibrio, ese desparpajo, esa personalidad en el terreno de juego es lo que hay que valorar de Reyes”.

Lauren COPE
Lauren con el título de campeón de Premier (COPE)

Su última equipo Premier puede parecer menor comparado con el primero, pero Lauren gana un grato recuerdo de su paso por el Portsmouth, a pesar de que no acaparara demasiado protagonismo. Sobre todo de quien fuera su técnico, el carismático Harry Redknapp: “en el Portsmouth estuve dos años, pero me lo pasé genial. Logramos ser campeones de Copa con un grandísimo Kanu y un gran Pedro Mendes. Me quedo con las anécdotas de Harry Redknapp, que era un cachondo. No he visto a un motivador igual. De los que te tocan el corazoncito cuando van las cosas mal. Recuerdo un partido ante el Everton que nos estaban dando un baño en el primer tiempo horroroso y él lo que no quería era que nos metieran cinco o seis goles y durante el descanso en la charla lo que nos decía es que no iba a salir al campo en el segundo tiempo. Claro, nosotros estábamos sorprendidos y le preguntábamos que por qué y nos decía que con ese equipo tan bueno que teníamos le estaba dando vergüenza la imagen que estábamos dando. Se tumbó en un sillón pretendiendo que saliéramos con otra motivación. Era un genio. El paso por el Portsmouth fue un tiempo en el que aprendí muchas cosas”.

“Redknapp es un genio. No he visto un motivador igual. Una vez no quería salir al campo en el segundo tiempo”

Lauren camerun The Guardian
Lauren, tras ganar el Oro con Camerún (The Guardian)

Y así llegamos a su último club, el Córdoba. Por donde confiesa que pasó “casi de soslayo, pero bueno… también muchas veces las ganas de competir y el ímpetu te llevan a querer apurar tu trayectoria deportiva.Una cosa es tu estado mental y otra tu estado físico y aunque la mente quiera el cuerpo tiene unos límites y yo venía de una época en la que no disfrutaba de tantos partidos y cuando el cuerpo te dice que no, hay que parar”. A pesar de que Lauren residía en Dos Hermanas y venía a diario a entrenar, apunta que descubrió “una ciudad maravillosa, una afición genial, un gran entrenador y un gran grupo humano, que es la base de cualquier éxito. Aquella campaña conseguimos salvar la categoría al menos”.

Y, ¿qué hace en 2018 Lauren? Boxear. “Llevo muchos años haciendo boxeo y cuatro haciendo kickboxing. Siempre lo practicaba en el verano, durante los descansos de las temporadas porque me gusta el deporte de contacto. La gente está muy equivocada con el boxeo. Después de Mohamed Alí, la gente empezó a darse cuenta de que el boxeo tiene mucho de táctica porque tienes que pensar sobre el ring en las debilidades del rival. No es un juego de brutos, sino de gente inteligente que descubre los fallos del otro. Es un deporte maravilloso y muy noble, por eso me gusta”.

“El boxeo es un deporte de gente inteligente que descubre los fallos del otro. Es noble. Por eso me gusta”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s