Los partidos de feria (1-1)

Siempre hay dos partidos en el año especiales en Córdoba. En la feria más larga del mundo –y nada más lejos de mis intenciones censurar o debatir su duración- los cordobesistas se apiñan durante cientoochenta minutos para alejarse mentalmente del albero mezclado con rebujito, de los paluegos de las hamburguesas Uranga y de las canciones horteras de la temporada.

En Cádiz la sensación era vieja y la situación era nueva. El Córdoba se había reconciliado con los suyos el sábado anterior y debía apurar esa dinámica para dar un paso para la permanencia. El salto –sobre todo sabiendo lo que había pasado el viernes- podría ser importante o definitivo. El plan más sensato era afianzar el punto. Y, ante un equipo que no arriesga nada y que juega con el error ajeno, era un juego arriesgado.

Por eso, y por el viento, el partido fue un coñazo. El Cádiz procuró regalar la pelota, pero el Córdoba la regaló más. Y así, entre errores, transcurrió una primera mitad insufrible que dio paso a una segunda algo más movida (más que nada porque se agitó el marcador).

golalfaro

Marcó Aketxe por culpa de su calidad y de otro error de coordinación de la defensa del Córdoba, que concedió otra falta en una posición peligrosa como la que le dio al Levante y al Getafe (por ejemplo). Pero el Córdoba está en buena predisposición. Carrión hizo cambios sensatos y fue avanzando a su equipo con criterio hacía el gol. Primero metió a Alfaro y luego a Rodri (poco después). Y el equipo, a trompicones, provocó el nerviosismo en el rival. Rodri pudo haber marcado y Alfaro lo logró en otra acción a balón parado (esta vez un saque de banda puesto por Bíttolo).

Y, contrariamente a otros choques, el Córdoba dispuso su buena situación a su antojo. Si bien es cierto que el Cádiz demostró que tampoco es tan fiero como refleja la tabla, los blanquiverdes terminaron bien colocados, bien enchufados y sobrados físicamente. Por eso sumaron.

Fue el partido de feria. El primero de los dos. Y fue festivo. Queda rematar la faena el domingo en El Arcángel contra el Oviedo. Pero cabe recalcar una idea: que el alivio no se confunda con la euforia. Están cumpliendo con el objetivo secundario, pero esta temporada en El Arcángel nos la han metido doblada mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s