Ni chicha, ni limoná (1-1)

Si como defiende Enric González el fútbol es un lenguaje, Córdoba y Valladolid se quedaron casi mudos en El Arcángel. La propuesta de los vallisoletanos resulta como un envoltorio sin caramelo, aunque en su defensa hay que decir que les faltaban dos jugadores determinantes en su rendimiento como Leao y José Arnáiz. La de los nuestros, durante medio partido, fue simplemente correr detrás del balón con el anhelo de estorbar en lo posible a un enemigo que parecía muy superior.

Como quiera que unos parecían recrearse en el rondo y los otros directamente eran incapaces de imaginar un panorama distinto, a lo largo de los primeros 42 minutos no sucedió casi nada. En ese momento, un error ridículo de quien era un gran portero Isaac Becerra –Herrera le está condenando al defender sin hombres altos los saques de esquina- permitió a Caro, un lateral, marcar con alguna parte de su cuerpo cercana a los testículos.

Casi sin querer el Córdoba se puso por delante y sin querer cedió el empate. El propio Caro regaló un balón a Míchel Herrero para que batiera con facilidad a Kieszek. Entre una cosa y otra apenas pasaron tres minutos, pero todo el primer acto duró casi como el Bing Bang (por el coñazo que supuso).

 

micronica

Foto: Edu Luque (Minuto90.com)

 

La segunda parte, aunque fuera por vergüenza torera, fue más entretenida. El Valladolid se dio cuenta de que había porterías y, como el Córdoba a poco que se le aprieta comete algún error, generó varias acciones de peligro. Muy clara la de Villar y muy meritorias las de Raúl de Tomás quien, silbado por una grada ingrata, obligó a trabajar con denuedo a Kieszek.

El Córdoba intimidando a balón parado al nervioso Becerra, creó algo de incertidumbre que fue mayor cuando Oltra se lanzó decididamente a por la victoria colocando a dos delanteros y pasando a jugar con un 3-5-2 casi suicida. El plan estuvo a punto de salirle bien. Otro gran centro de Bergdich –de revulsivo ya le conocemos, estaría bien verle de titular- hizo que Piovaccari y Rodri remataran al alimón. Ambos muy bien, pero uno de ellos –Rodri, que golpeó de chilena- en posición ilegal. Por eso, por mucho que se enfadara la grada, el gol estuvo bien anulado.

Así que otro empate. Cinco sin ganar que son también una derrota en cinco partidos. Ni chicha, ni limoná. Poco que rascar en una categoría que empieza a resultar algo menos que mediocre y en la que el Córdoba debería empezar a destacar algo más.

JUGARON

POR EL CÓRDOBA C.F. Kieszek; Caro, Rodas, Bijimine, Samu de los Reyes (Piovaccari, 77’); Luso, Caballero; Juli, Alfaro (Bergdich, 63’), Guille Donoso (Pedro Ríos, 54’) y Rodri.

POR EL REAL VALLADOLID Becerra, Moyano, Álex Pérez, Rafa, Balbi, Guitián, Jordán, Álex López (Sergio Marcos, 82’), Míchel, Villar (De Tomás, 68’) y Mata (Drazic, 68’).

GOLES: 1-0, Caro (42’). 1-1, Míchel Herrero (45’)

ÁRBITRO: Gorostegi Fernández-Ortega (vasco). Amarilla a Caballero.

ESTADIO: El Arcángel, unos 16.000 espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s