Mi previa: Revoluciones y puntos y aparte (Córdoba-Levante, El Arcángel, sábado 17 de septiembre, 18:00 horas)

En su poema La muerte Yeats contaba que “Un hombre en su esplendor/al dar con asesinos/se toma con desdén/ el cambio del aliento”. De la muerte y de la vida se ha hablado esta semana en Córdoba. Y de lo cerrado y lo abierto. De lo privado y de lo público. De leyes y leguleyos. De empresarios. De todo, menos de fútbol.

Y así, claro, a muchos nos acongoja lo de mañana. Porque callando los fallos del Alcoraz –groseros- puede parecer que nunca sucedieron y engañarnos a la hora de plantearnos el partido ante el líder como si nada hubiera pasado. Es justo eso lo que prefiere hacer pensar Oltra, repitiendo (casi) convocatoria y advirtiendo de que no habrá revolución. Pues, digo yo, si no hay revolución al menos que haya revolucionarios. Que haya contestatarios que, sobre el verde, se reivindiquen. Porque es doloroso que después de 46 partidos con el mismo entrenador se sigan cometiendo los mismos errores que el año pasado eran mitigados por la calidad de nuestros delanteros. Esta temporada, ya está claro pero por si acaso mejor recordarlo, no tendremos supermanes con capazos llenos de magia.

20160916_105012

Si Oltra no quiere revolucionar el once, es fácil especular con que Kieszek seguirá en la portería y Antoñito, Rodas, Deivid y Cisma en defensa. En el centro del campo no sería raro que sentara a Edu Ramos y colocara en su lugar a un Caballero que trata de recuperar su seguridad en la rodilla maltrecha. Que funcionara igual de bien que al final del año pasado junto a Luso sería una noticia extraordinaria. Lo mismo, quién sabe, coloca a Bergdich en lugar de Guille Donoso. O escora a Alfaro y mete a Piovaccari para jugar con dos puntas. ¿Quién sabe? De todo puede pasar menos una revolución, que es justo lo que debería terminar sucediendo (pero para bien, no me malinterpreten).

Enfrente, el rival que más puntos y goles a favor lleva. El líder encaja poco –sólo en acciones a balón parado- y mete muchos. En sus filas dos jugadores que hoy podrían vestir de blanco y verde. Uno, Campaña, prefirió un aspirante incuestionable al ascenso; el otro, Roger, tiene un representante muy listo que supo explotar el deseo y la necesidad de nuestro cuerpo técnico para hacer caja (es el mundo del fútbol, desgraciadamente). Ambos están funcionando a un gran nivel en un once que empiezan a saberse de memoria los aficionados granotas: Remiro; Pedro López, Chema Rodríguez, Postigo, Abraham; Campaña, Natxo Insa, Espinosa; Jason, Morales y Roger.

Oltra ha dicho que quiere cuestionarle la pelota a Muñiz. Pues vale. A mí me importa más, sinceramente, cuestionarle el resultado. Tal vez si apuesta decididamente por manejar nuestro destino la nave vaya a buen puerto. Tal vez si la deja a la deriva encuentre El Dorado. Otra vez. Ojalá. Personalmente, lo dudo sin que medie una revolución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s