Mi crónica: Un punto rascado (1-1)

Hay puntos ganados y puntos rascados. Puntos que se consiguen a riesgo de haberlos perdido y otros que son caza mayor ante los méritos acumulados. El que el Córdoba consiguió en Murcia fue de los segundos. Casi en ningún momento demostró más que su rival y, sobre todo, careció de la ambición necesaria para golpear en ese tramo en el que fue superior y de la mesura y la cabeza precisas para evitar que, durante su rato tonto, el enemigo le golpeara. Al menos, al final tuvo suficiente corazón y fútbol para enmendar la plana.

Cuando detrás de unos colores no hay tradición ni leyendas ni historia ni pasado, los partidos mudos también se vuelven sordos. En La Condomina, metidos con calzador, unos cuantos aficionados –quién sabe si antaño de Ciudad o de Real o de cualquier otro club- comían pipas sentados en unas gradas que, por cierto, una empresa cordobesa –DAPLAST- cambió recientemente de color. La Condomina es y será roja grana y el dinero siempre será verde césped, por muy bien invertido que esté y muy acertada gestión que haya detrás.  

20160828_204802.jpg

Sirva este preámbulo –ya me perdonarán- para ilustrar una primera parte floja en la que los palos sonaron lo mismo que los bostezos y en la que el Córdoba se dedicó a nadar y guardar la ropa –la ligereza con la que subió Antoñito ante el Tenerife no aparecía- mientras que su rival, en el que Salmerón metió cinco cambios con respecto al equipo que perdió con claridad en Zaragoza, le ponía más ilusión que criterio. Por el costado diestro de nuestro ataque se vivió una batalla entre los dos Ríos –Pedro y Rodri- y Góngora en la que el lateral murciano fue más listo. Las tres oportunidades de este primer periodo –si se las puede catalogar de tal- fueron merced a sendas acciones individuales de Pedro Ríos y Natalio y en una –la única- acción trenzada en ataque de UCAM entre Basha y Tekio.

La segunda parte fue otra cosa. Ni mejor ni peor. El Córdoba estiró un poco su línea de inicio y ese empuje le bastó para generar incertidumbre ante la meta de un inseguro Biel Ribas. Juli ejecutó con delicadeza una de esas vaselinas marca López Silva –seguro que se la imaginan- después de una buen combinación entre Pedro Ríos y Rodri y más tarde el propio alicantino pecó tal vez de egoísta en otra ocasión en la que podía haber cedido el balón a Rodri. En la otra portería sucedió algo parecido cuando Natalio se plantó ante Kieszek y, en lugar de pasarle el balón a Imaz (desmarcado) prefirió jugársela.

Hasta ahí el choque resultaba extremadamente parejo, pero los primeros cambios le sentaron mejor a UCAM que al Córdoba. Una internada de Imaz fue el aviso del gol murciano. Un saque de esquina con mala idea de Góngora se colaba en la portería de un desubicado Kieszek. ¿Culpa del polaco? Sin duda, como todo gol de esos llamados olímpicos, aunque la ejecución fuera buena.

Con todo casi perdido y apenas diez minutos por delante Oltra quemó sus naves dando entrada a Piovaccari y a Caballero –ambos debutaron esta temporada-. Jugó mejor el segundo –fue él- que el primero. La clase del madrileño contribuyó decisivamente a que la pelota circulara con mucha mayor fluidez en vanguardia. De hecho, cuando la esperanza ya se había perdido un centro suyo fue cabeceado con rabia por Luso para empatar el choque.

Tablas justas, sí, pero que no ocultan unas deficiencias sin duda corregibles. Jugando como hoy, aunque pueda resultar antitético, está permitido empatar.

JUGARON

POR UCAM Murcia: Biel Ribas; Tekio, Góngora, Fran Pérez, Albizua; Kitoko, Basha (Hugo Álvarez, 85’), Remón (Tito, 69’); Imaz, Guichón (Jona, 62’) y Albizua.

POR EL CÓRDOBA C.F.: Kieszek; Antoñito, Héctor Rodas, Deivid (Caballero, 86’), Cisma; Luso, Edu Ramos (Piovaccari, 75’); Juli, Alfaro, Pedro Ríos (Guille Donoso, 69’) y Rodri.

GOLES: 1-0 Góngora (76’), 1-1 Luso (92’)

ÁRBITRO: Díaz de Mera (Manchego) Amonestó por los locales a Fran Pérez (30’) y Natalio (55’) y a los visitantes Rodri (17’), Pedro Ríos (28’), Guille Donoso (84’) y Luso (92’).

ESTADIO: La Condomina de Murcia ante 3.000 espectadores, unos 100 de ellos llegados desde Córdoba.

Anuncios

2 comentarios en “Mi crónica: Un punto rascado (1-1)

  1. Ricardo Casado Román dijo:

    Bien contado.Faltó intensidad,querer,y ataque.¿por qué no han subido apenas los laterales?Equipo sólido atrás,pero nulo hacia adelante,sólo detalles de Juli y Pedro Ríos. Rodri,Alfaro,Edu Ramos(con el partidazo que se marcó ante el Tenerife) desaparecidos.El criterio de Caballero en 8 minutos que jugó, y la visión de jugada …… Ayyyyyy!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s