Mi previa: Buscando Gijón en el mapa (Córdoba-Albacete, domingo 10 de abril, El Arcángel, 17:00 horas)

Como cada semana desde hace tres meses, el Córdoba buscará el domingo una señal. Un chute de moral. Un indicio de lo que, sin hacer un fútbol mucho mejor del que despliega ahora, llegó a ser esta misma temporada. Un nuevo Gijón que, como en 2014, nos encienda la chispa de la esperanza.

Ya casi no se habla de tácticas en sala de prensa. Ni se pregunta por posibles cambios en el once. Sorprendentemente, las cuestiones expuestas el viernes al entrenador versaron casi todas sobre el modesto Albacete, que será el rival. Casi no importa si se desplegará un 4-4-2 o un 4-2-3-1 (parece que será el primer sistema el que se usará). Ni si volverá Eddy o la pareja de mediocentros será la formada por Caballero y Luso. O si, lo más perentorio, se ha encontrado algún remedio para reconstruir la defensa. No parece. De hecho, ante la baja de Deivid, Oltra parece que volverá a confiar en los cuatro que defendieron mal en Tarragona (Stankevicius, Rodas, Bijimine y Abel). Da la sensación de que ya no importa cómo ni por qué, sino que la victoria es una exigencia inexcusable –Andone dixit- que ha de llegar aunque sea por obra del Espíritu Santo.

20160313_165952

Es natural imaginar que en Albacete pensarán lo mismo. Allí no quieren hablar de los cinco partidos seguidos perdidos del Córdoba como local. Ni de que ellos mismos están haciendo una segunda vuelta tan paupérrima que ya son habituales inquilinos de la zona de descenso. Ni que ningún otro equipo de Segunda recibe tantos goles como ellos. Tendrán en la cabeza el baño que le dieron a los nuestros a base de velocidad y pegada en el Belmonte. César Díaz, diablo aquella tarde en la que éramos líderes, estará el domingo nuevamente dispuesto a ser cuchillo en la mantequilla que es ahora mismo la retaguardia del Córdoba.

¿Qué puede pasar? Imposible de saber. En lógica y a igualdad de necesidad, el equipo con más calidad y pegada se ha de imponer. En esas, tenemos las de ganar. Que el partido ante el Albacete se convierta en nuestro Molinón de hace dos temporadas dependerá en buena medida de la imagen dada y de la seguridad con la que se consiga esa victoria. Porque, como Oltra dijo el viernes, sólo piensa en el triunfo. Si no…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s