Mi crónica: Andone, luego existimos (4-4)

Terminó el partido y Andone, cabizbajo, le respondía a Sergio Sánchez en movistar plus: “no soy capaz de entender que metamos cuatro goles fuera de casa y no hayamos sido capaces de ganar. Nos meten muchos goles y…” Les decía Helenio Herrera antes de salir al campo a sus defensas: “Hablad mucho entre vosotros. Une équipe, une famille”. Pues en nuestra familia habrá cuñados y primos. Pero los defensas no defienden. Es evidente.Y el equipo no juega a nada. A nada definido, al menos.

No hay señales de identidad. No hay concentración ni intensidad. No hay más que impulsos de calidad, chispazos de brillantez más o menos aislados y un jugador, Florin Andone, con entidad y presencia suficiente en ataque como para generarnos una ilusión que termina siendo pasajera por culpa de la mala cabeza de algunos de sus compañeros. O del técnico, que no sabe corregir lo que pasa.

Por partes. Casi sin salir de los vestuarios el Córdoba ya iba ganando gracias a un penalti justo (por justito, quiero decir) que transformó Fidel. Para cualquier equipo eso hubiera sido una bendición y le hubiera calmado. Para los blanquiverdes, no. Porque a partir de ese momento llegaron los nervios y el caos. El plan de frenar a Emaná –si tal era la función de Deivid por delante de la defensa- fracasó totalmente. El camerunés se movió a sus anchas por el campo y encima una amarilla a un desafortunadísimo Héctor Rodas –minuto 7- le dejaba todo el partido a merced del viento. Así, en el 17 llegaba el empate debido a una triangulación sencilla que permitía a Aníbal fusilar a Razak.

El Nàstic llevaba todo el peso porque su rival, a pesar de acumular hombres en defensa y en el centro del campo, resultaba un pelele. Las llegadas eran muy claras para los catalanes y con cuentagotas –una casi termina en autogol de Suzuki– las de los blanquiverdes.

Andone gol.jpg

Andone celebra el gol con los miembros de Sangre Blanquiverde presentes en el Nou Estadi (Foto: Sangre Blanquiverde)

 

Cuando menos posible parecía, apareció Andone. El vampiro del gol es ratonero, pendenciero, inteligente e incansable. Es un futbolista de Primera que juega, de momento, en Segunda. El centro de Pedro Ríos fue bueno y el remate, mejor. Era el 41, pero dos jugadas después una tremenda volea con su pierna mala convertía a Lobato en el justiciero del Nou Estadi. Aún quedó tiempo antes del descanso para que un pase de Caballero y un oportuno resbalón de Iago Bouzón permitiera a Andone batir otra vez a Reina. Locura.

Al descanso, 2-3 y sensación de que cualquier cosa podría suceder en la segunda parte. Oltra no movió el banquillo y el 4-1-4-1 resistió a duras penas porque al Nàstic le fallaba el fuelle o porque los cordobesistas parecían más centrados. Andone pudo haber colado otro en el 52, pero su disparo fue al palo y en el 69’ un saque de esquina de Muñiz lo remató fantásticamente bien Palanca a la red. Sí, un golazo, pero -como en el de Lobato- lo metió un futbolista totalmente libre de marca.

Parecía que la fiesta, con el 3-3, iba a terminar, pero no. A Andone le quedaba una bala en la recámara. Otro centro bueno, esta vez de Fidel, fue rematado con valentía por el rumano de cabeza. Estallido y delirio. Y miedo, porque el Córdoba es incapaz de conservar una renta. Así, otra triangulación libre de impedimentos en el campo del Córdoba permitió a Jean Luc plantarse ante Razak. Deivid, torpe y desproporcionado en el empujón, cometió penalti y Emaná lo transformó con calma.

Habrá a quien le baste el empate, habrá quien diga que la culpa es de una plantilla corta y descompensada, habrá quien diga que aún podemos subir directos. Me quedo con Helenio Herrera, con la familia, con que tenemos a uno de los mejores delanteros de la categoría (no lo tendremos en la recta final de competición, por cierto) y que, sin embargo, nada es suficiente para llevarnos a la felicidad. Y que, como concluyó Andone: “ya estamos fuera de play-off”. En fin.

JUGARON

POR EL NÁSTIC: Reina; Suzuki, Bouzón, Marí, Mossa; Madinda, Aburjania (Juan Muñiz 65’); Jean Luc, Emaná, Lobato (Palanca 60’); Aníbal.

POR EL CÓRDOBA: Razak; Stankevicius, Bijimine, Rodas, Abel Moreno; Deivid, Caballero, Markovic (Luso 71’), Pedro Ríos, Fidel (Pineda 83’); Florín (Xisco 88’)

GOLES: 0-1 Fidel de penalti (5’) 1-1 Aníbal (17’) 1-2 Florín (41’) 2-2 Lobato (43’) 2-3 Florín (44’) 3-3 Palanca (69’) 3-4 Florín (79’) 4-4 Emaná de penalti (86’)

ÁRBITRO: Arias López (C. Cántabro) Expulso a Devid por doble amarilla (85’). Amarillas a Aburjania y Juan Muñiz por el Nàstic; y a Héctor Rodas y Caballero por el Córdoba.

ESTADIO: Nou Estadi. Unas 10.000 personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s