Mi crónica: Un grave problema emocional (1-2)

Si un equipo no rinde por motivos oscuros, tiene un problema; pero si propone y ofrece y genera… y no gana, el problema es aún mayor. El Córdoba está muriendo de estética. Quiere parecer lindo y adorable y al final acaba siendo un cachorro. Se estira a destiempo y no mide sus achuchones de fe, que apenas le sirve para brindar tímidos coletazos de esperanza. Y, al final, se hunde porque no sabe gestionar las emociones y porque defiende fatal.

Y eso que la puesta en escena fue aparentemente perfecta. Brillaba más por el despliegue de medios en ataque, pero funcionaba más que nada por la seguridad que ofrecía una línea de cuatro atenta y disciplinada. Caballero se movía como pez en un estanque y se ofrecía con la misma suficiencia con la que luego repartía la pelota. Su conexión con Xisco funcionaba. El balear, con la ímproba labor de aportar toda la pegada del ausente Andone, recordó a su mejor versión. También se sumó a la fiesta, generoso en el esfuerzo, Fidel por el costado izquierdo.

Precisamente por esa banda llegó la oportunidad más clara de este primer acto. Un centro del onubense fue rematado en primera instancia por Xisco con su cabeza y despejado por Pacheco y luego por Caballero y repelido por el poste. Los tres mejores del choque, retratados en una misma acción.

Pero no llegó el tanto y esa era la única buena noticia posible para el Alavés de Bordalás, que había renunciado al fútbol de ataque para centrarse en capear el temporal a base de contundencia. Apenas un acercamiento por la izquierda de Manu fue todo el bagaje ofensivo de uno de los candidatos al ascenso durante esa primera parte en El Arcángel.

Tras la reanudación, el panorama no ofreció ningún cambio significativo sobre el papel. Kiko Femenía tuvo que dejar su puesto por lesión a Dani Estrada –declaración de intenciones de Bordalás-. El Córdoba insistía por el costado izquierdo, con un Abel Moreno descarado que pudo marcar su primer gol en una centro chut al que también pudo haber llegado Xisco.

Y, cuando mejor pintaba el panorama, un centro aislado de Juli sirvió para que Toquero –libre de marca como si fuera invisible- empujara la pelota al fondo de las mallas de Falcón en el minuto 61. El Córdoba requería de una reacción inmediata y la tuvo. Dos jugadas más tarde, Fidel la puso ideal para que Xisco Jiménez la picara de cabeza perfecta ante Pacheco. Los gestos tras el tanto evidenciaban la importancia del encuentro para los de Oltra.

Sin embargo, en ese tramo le faltó al Córdoba –como en todo esta segunda vuelta- capacidad para gestionar los tiempos de los encuentro. La respuesta final podía llegar antes o después, pero era imperdonable perder la concentración defensiva. Y la perdieron. En una acción casi calcada a la del primer tanto, un centro desde el lado siniestro terminó siendo rematado por Bernardello a la red. El argentino podía haberse parado para tomar un café antes de rematar porque nadie le persiguió. Eddy apenas miró a una distancia prudente.

20160327_131910

Quedaba conocer si este Córdoba iba a ser capaz de gestionar y administrar otro palo con la rapidez que le exigía el crono. Y no, no fue capaz. Entre otras cosas porque el Alavés hizo lo que a los blanquiverdes se les ha olvidado: dormir los encuentros para que no se juegue cuando no interesa. Aún así, Bijimine tuvo una de cabeza tras un saque de esquina que salvó con una estirada acrobática Pacheco.

Así terminó un encuentro que aleja casi irremediablemente al Córdoba del ascenso directo y momentáneamente del play-off, que supone su quinta derrota consecutiva como local y que deja el crédito de Oltra a cero antes de rendir visita al campo del tercer clasificado. Malos augurios justo el día en el que mejor fútbol parecía que quería practicar.

JUGARON:

POR EL CÓRDOBA C.F: Falcón; Stankevicius (López Silva, 83’), Deivid, Bijimine, Abel; Pedro Ríos (Nando, 70’), Luso, Eddy, Caballero, Fidel; Xisco.

POR EL ALAVÉS: Pacheco; Femenía (Estrada, 58’), La Guardia, Pelegrín, Raúl García, Bernardello, Toquero (Guichón, 76’), Mora (Borda, 85’), Manu, Juli y Barreiro.

ÁRBITRO: Trujillo Suárez (canario) amonestó a los locales: Eddy Silvestre (7’), Luso (54’), Caballero (61’) y a los visitantes: Barreiro (8’)

GOLES: 0-1: Toquero (61’), 1-1: Xisco (63’), 1-2: Bernardello (70’)

ESTADIO: El Arcángel. 15.000 espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s