Mi previa: El momento de sacudir los miedos (Córdoba-Alavés, domingo 27 de marzo, 12:00 horas)

Hace más de una semana que se esperaba esta semana. Con miedo, naturalmente. Como cordobeses que somos, nos hemos atormentado durante semanas con una mano en la cabeza y la otra en una fusta para azotarnos la espalda mientras pensábamos en el Alavés. El partido inoportuno. Uno sin Razak ni Andone. Que se juega a las doce del mediodía, la hora maldita. El que tendrá lugar en un estadio complicado para ganar, que casualmente es el propio.

20160313_165952

Y resulta que, llegado el momento, todo se nos va olvidando. Ayudados por la propia festividad, nos parece muy lejos lo vivido –y sufrido- ante Lugo, Osasuna o incluso en la victoria de Bilbao. Ya vemos con menos inquietud el extraño vahído que nos colapsa en los minutos finales. Y el propio hecho de volver a El Arcángel, con el topicazo de que se juegue un Domingo de Resurrección, nos da alas en lugar de acongoje.

Ni siquiera el Alavés, que es tan candidato al ascenso como hace siete días, nos da tanto miedo. Ahora valoramos más los seis partidos que llevan sin perder, obviando que únicamente dos de esos resultados fueron derrotas (y ante Leganés y Osasuna a domicilio). Recalcamos que, además, en Córdoba casi siempre han palmado. Y nos regocijamos con sus bajas, como si éstas fueran mucho más determinantes que las nuestras (y, de paso, nos encanta ver a Razak defendiendo a Ghana ante Mozambique y nos llena de gozo que Andone pueda tener minutos ante nuestra selección). Por supuesto, vemos más los tres puntos que nos separan de los propios babazorros –es decir, la gloria de Primera- que los mismos tres que nos distancian del Valladolid, que es décimo y representa la mediocridad.

Supongo que si mañana van al campo irán con los miedos sacudidos. Es lo más razonable. Supongo –y confío- que en el punto medio entre un extremo y otro estará Oltra y sus futbolistas. El fútbol, especialmente en días como el que se nos viene encima, no es simplemente un deporte. Es estrategia, combate, capacidad de dominar los esfínteres y las piernas y alma. Al Córdoba le ha faltado todo eso durante los últimos dos meses de competición, por eso nos ha hecho dudar. Pero nadie se lo va a tener en cuenta si hace las cosas bien el domingo. Es el momento de demostrar quiénes son y qué es lo que quieren. Es su momento para callar nuestras voces. Es nuestro momento para sacar pecho por ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s