Ser del Córdoba

Hoy me preguntaron qué es ser del Córdoba.

Ser del Córdoba no es transitivo ni transitorio. No es estar ni parecer. No es condicional ni suspensivo. No obedece a razones ni a lógica. Ni a hoy ni a mañana. Tampoco, por escasamente relevantes, a antesdeayeres gloriosos. Ser del Córdoba no ofende ni condiciona, no perturba ni aturde, ni conmueve ni atonta, ni epata ni deslumbra, ni gusta ni disgusta. Ser del Córdoba le da igual a casi todo el mundo, menos al que es del Córdoba.

Del Córdoba se es porque se necesita, no porque se quiera. No se decide ni se opta. Es una apuesta perdedora por definición. La casilla negra si pides blancas. El impar cuando decides que saldrá par. El llanto que no cesa por el rayo que siempre cae en el mismo lugar.

Del Córdoba es tu vecino que rajaba de la anterior directiva y el que raja de la actual. Y el palmero que les reía las gracias a los de antes y el que se niega a ver los errores de sus sucesores. Lo es ahora y lo será siempre.

20180602_202451

Es del Córdoba quien te insulta por decir lo que piensas y quien te defiende. Quien malmete contra ti por tu trabajo y quien confía en él. Quien te lee para colgarte etiquetas, para vigilarte o para odiarte y quien lo hace porque necesita empatizar con un sentimiento. Quienes se inventan realidades paralelas y quienes luchan porque la verdad conocida sea más que la verdad por conocer. Quien se cree que sabe todo y no sabe nada y quien todo lo sabe y parece que no conoce nada. Todos son del Córdoba.

Del Córdoba es quien reniega mil veces de ser del Córdoba. Quien se encabrona con cada derrota o cada pifia y quien jura y perjura que no volverá a renovar mientras esté tal o cual en el club. Y lo son y lo serán, renueven o no su abono.

Del Córdoba es el viejo que nació con el ascenso de Huelva y el aspirante a viejo que se gestó en Cartagena. Es camiseta de CB y de Cajasur, de Umbro y de Acerbis, de Fondos a medio hacer y de hoteles impensables en Tribuna.

Es del Córdoba quien se tira horas mirando tuiter con la mano desgastada por una noticia que no llega. Quienes no se apartan del estadio ni en vacaciones y quienes, con estoicismo, supeditan sus momentos de placer a la condena de enterarse de historias que no desearían saber.

Ser del Córdoba es saber todo esto y no aplicarlo cuando algo te arde dentro.

Ser del Córdoba también debería significar querer saber lo que es ser del Córdoba.

(Y no sé si habré contestado a quien me preguntó).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s