Mi previa: Lo de todos los años (Bilbao Athletic-Córdoba, San Mamés, sábado 5, 18:00)

Es la historia de todos los años. Es más, es la historia de todas las historias cuando hablamos del Córdoba. Antes o después, llega un momento del año en el que todo parece especialmente trascendente. Hablamos o escribimos de punto de inflexión, de cambio de tendencia, de golpe sobre la mesa… De necesidades perentorias. Tal vez exageremos, tal vez no.

El partido de San Mamés no se parecerá en nada al de Ponferrada, vaya esto por delante. El rival no está, a pesar de ocupar la penúltima plaza, tan descompuesto como parecen estarlo los bercianos. Se podría decir que los de Ziganda están teniendo mala suerte, pero sería faltar a la verdad. Lo que le está pasando al Bilbao Athletic es que viven divorciados con el gol. O vivían. Han perdido cinco partidos en su casa por 0-1 y hasta que ganaran precisamente a la Ponferradina 4-2 el pasado fin de semana apenas habían colado 14 goles en 26 partidos. Pero, ojo, en las últimas semanas han “fichado” a Ager Aketxe, un veterano de 23 años que ha sido descendido del primer equipo rojiblanco como recurso de emergencia ante la desesperada situación del filial. En la última jornada coló tres tantos y hace tres ya dio un recital en Mallorca, donde su equipo ganó 2-3.

20141206_171731

Tampoco se parecerá por las bajas. Si hace dos semanas faltó Andone, este sábado no podrán estar Víctor Pérez, Markovic ni De Tomás. ¿Qué hará Oltra? Como quiera que ha cerrado las puertas a los medios durante esta semana todo son elucubraciones. Se dice, se rumorea, se comenta que Carlos Caballero puede cobrar protagonismo ante las ausencias. Pero de nada serviría la presencia del centrocampista madrileño si no se cambia la idea de juego. Es decir, o dejamos de lanzar melones a Andone o la figura de Caballero tendrá tanta importancia como si se pone en su lugar Falcón. Pero, ojo, no tiene por qué cambiar el esquema para ganar. Tampoco tiene por qué no cambiar. No sé si me entienden. Lo único que ha de mutar respecto a lo que hemos vivido las últimas semanas es la concentración (o la falta de ella, más bien), la intensidad y la fortaleza en ambas áreas. Y es preciso que se transmita en Bilbao que ha habido una mejoría rotunda en esos conceptos, porque es el único medio de poder llegar a Primera.

El Córdoba de 2014 no jugaba a nada, pero era el mejor no jugando a nada. Subió empatando y perdiendo en casa y empatando o ganando fuera. Era un estilo discutible de Ferrer, pero era uno que los sirvió para alcanzar la felicidad. Con una cierta dosis de suerte pero, sobre todo, con una elevadísima dosis de fe. Si vuelve la concentración, volverá la suerte… y con ella, la fe. Y a partir de ahí, todo se podría ver con otro color. Si no…

Podrán escuchar mi narración íntegra del partido en Cordobesismo Radio a través de este enlace desde las 17:45.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s