Mi previa: Invierno sin frío (Valladolid-Córdoba, José Zorrilla, domingo 24 de enero, 12:00 horas)

Debe ser el cambio climático. Es invierno y no hace frío. Uno se puede sentar a tomar el sol tranquilamente en mangas de camisa o, como mucho, con un saquito (como se suele decir por estos lares).Y uno –uno cualquiera que es el del Córdoba- mira, ve, se informa, siente… y no padece frío. Todo da calor. Posición casi inmejorable en la tabla, descongeladas las cuentas, renovados determinados contratos… hasta parece que un domingo de enero de Valladolid puede convertirse en primaveral.

Zorrilla nunca ha sido feudo fácil. Allí lloramos cuando el Córdoba gestó su ascenso madurando su eliminación en 2012 (de todo golpe se aprende). Allí conseguimos –en una noche, entonces sí, de mucho frío y niebla– una victoria a la postre inútil con gol de penalti de Cristian Álvarez unos cuantos años atrás.

El Valladolid, el mismo que nos condenó un año y nos despertó de un sueño otro, nos espera como quien añora aquellas tardes de grandeza. Su directiva lo hizo fatal en verano y rompió el proyecto de Garitano por no asumir su propia torpeza. Ahora, con Portugal (un entrenador cordobesista, hasta en eso hace calor este enero) aspiran a recuperar la distancia perdida con los puestos de play-off, sin olvidar que es la misma que en estos momentos les separa del descenso a Segunda B.

Eso sí, tienen buenos mimbres. Desde su portero Kepa hasta su estrella ofensiva Juan Villar y pasando por peloteros como Mojica, Guzmán… o nuestro viejo conocido y último fichaje Enzo Rennella. El francoitaliano puede ser de la partida si Portugal opta por el 4-2-3-1. La otra novedad en la convocatoria es la del uruguayo Marcelo Silva (las bajas pucelanas son las de Chica, por sanción y Alfaro y Óscar por lesión). Ante el Mallorca, su última cita, tuvieron mucha suerte y ganaron después de enmendar su técnico el ineficaz 4-3-3 con el que comenzaron a un más equilibrado 4-2-3-1. Tal vez aprendiera su error.

José Zorrilla

Oltra no tiene nada que enmendar. En Almería logró una gesta más a base de pundonor, orden y pegada. En el Zorrilla tendrá que imaginar una nueva línea defensiva con lo que tiene –escribió un tuit muy significativo al respecto del mercado de fichajes esta misma semana, por cierto-. Dalmau suplirá a Stankevicius y Gálvez a Deivid. La otra posible alteración del once con respecto al duelo de Almería podría ser el regreso de Luso, aunque el gran partido de Markovic podría darle continuidad o incluso plantear un esquema en el que tuvieran cabida los tres mediocentros (parece improbable).

En todo caso, tras las victorias de Alavés y Leganés y el empate del Oviedo, queda bien claro que el nivel de exigencia en la segunda vuelta va a ser mayor que en la primera. Que no siempre va a hacer calor en invierno y que, por si acaso, más vale ir cortando leños y manteniéndolos bien secos. Para quemarlos en el momento justo.

Pueden seguir mi narración íntegra del partido para Cordobesismo Radio en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s