“The fixed match”, el partido más amañado de la historia

Los británicos son muy dados a la hipérbole cuando hablan de fútbol. Pueden haber visto al peor jugador de la historia, al más borracho o bien –y esta es la historia que les voy a contar- poder presumir de que en su campeonato nacional se disputara el partido más amañado de la historia.

Les pido que retrocedan hasta 1915. Mientras en el resto del mundo el fútbol era aún un deporte en pañales y nada profesionalizado, en el Reino Unido ya movía bastante dinero. No sólo en sueldos para jugadores, sino en el incipiente mercado de las apuestas.

Era un Viernes Santo. Partido de Primera División. Se medían en Old Trafford un Manchester United que podía descender contra un Liverpool que iba a terminar el campeonato en mitad de la tabla. 18.000 espectadores se dieron cita a las 15:30 de ese día para ver cómo los Red Devils ganaban con relativa comodidad (2-0, ambos goles marcados por George Anderson) al equipo que luego sería uno de sus eternos rivales.

United 15

Los tres jugadores del United -West, Whalley y Turnbull- implicados en el supuesto amaño, señalados. Foto: Worldsoccertalk.com

 

El encuentro, según rezaron las crónicas, resultó extraño. El Sporting Chronicle contó que la delantera del Liverpool ofreció su peor actuación de la temporada. El Manchester Daily Dispatch expuso que durante la segunda parte “el Liverpool casi nunca dio la impresión de poder haber anotado”. Para colmo, el luego mítico entrenador de Betis y Barcelona (entre otros) Patrick O´Conell –entonces en el United- lanzó un penalti casi al banderín de córner ya con el marcador 2-0. Y justo era ese resultado (2-0) el que más se estaba cotizando en las casas de apuestas. El árbitro John Sharpe lo describió como “el más extraordinario partido en el que he oficiado”.

La Liga comienza a investigar hasta colegir que se gestó un tongo en dos pubs de Manchester. Acusa formalmente al capitán del Liverpool Jackie Sheldon de ser el cerebro de una trama en la que  también estaban directamente implicados sus compañeros de equipo Bob Pursell, Tom Miller y Thomas Fairfoul y los jugadores del United Enoch West, Arthur Whalley y Sandy Turnbull.

Después de una larga investigación, la Football League consideró probado que una considerable cantidad de dinero fue puesta en juego para beneficio de los futbolistas pactando así el marcador final y el momento en el que llegaría cada gol (uno en cada parte). Así que con esta acción, los futbolistas implicados “minaron el completo funcionamiento del juego y desacreditaron su honestidad y limpieza”. En consecuencia, los siete citados más dos jugadores de terceros que debieron hacer de mediador (Lawrence Cook, del Stockport County y Fred Howard, del Manchester City) fueron  sancionados a perpetuidad.

Curiosamente, al United no le castigaron con la pérdida de puntos en el campeonato ni tampoco se ordenó que se repitiera el encuentro. Los mancunianos al final consiguieron salvarse con apenas dos de ventaja sobre el Chelsea. Los blues pidieron posteriormente justicia, pero no fueron escuchados y bajaron.

La cosa no quedó ahí. Tres años más tarde, George Anderson (el autor de los dos tantos ese Viernes Santo) estuvo preso durante ocho meses por haber conspirado con personas desconocidas apostando en determinados partidos en los que él tomó parte.

La guerra obró el perdón. A los cuatro jugadores del Liverpool, que tomaron parte en el gran conflicto que ya estaba en curso durante esa temporada 14/15, se les levantó el castigo por sus servicios a la nación. También a Cook y a Turnbull, aunque a éste último fuera a título póstumo porque murió en la Guerra. Walley y Howard también fueron finalmente perdonados, pero a Enoch West el castigo –después de muchos recursos- no le fue levantado hasta 1945. 30 años después pudo volver a jugar al fútbol con algún equipo de la Federación. Aún hay quienes defienden el honor de West y piden un perdón póstumo que rehabilite su memoria.

Como se ve, el dinero fácil de las apuestas, uno de los peligros del fútbol –el mayor según escritores como Simon Kuper- ya era motivo de polémica y controversia hace más de un siglo.

Fuentes:

http://www.dailymail.co.uk/sport/football/article-2275060/Manchester-United-Liverpool-incredible-match-fixing-scandal-1915.html

http://www.express.co.uk/news/history/567490/Manchester-United-Liverpool-conspired-fix-First-Division-game

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s