Mi previa: El miedo a ser felices (Córdoba-Bilbao Athletic, El Arcángel, sábado 18:00 horas)

La incertidumbre es el miedo a lo desconocido. Antes de nada, no creo que ahora mismo el término “incertidumbre” sea el que mejor defina la situación del Córdoba. Todo lo contrario. Sin embargo, ante el Bilbao Athletic el conjunto de Oltra tendrá que superar ante su público un puñado de elementos que no serán ni mucho menos sencillos.

El primero es, perogrullo dixit, el propio desconocimiento del rival. El técnico y sus jugadores conocerán perfectamente al filial (los periodistas algo también sabemos , a otro nivel), pero cuesta convencer al aficionado medio de la dificultad del Bilbao Athletic. Máxime cuando los pupilos de Ziganda aún no han vencido fuera y apenas han marcado un gol a domicilio. Sin embargo, bastaría con ver el resumen del último choque de los rojiblancos en Ponferrada para convencerse de que juegan mucho y juegan bien. Y que no parecen un segundo equipo en absoluto.

20150906_165731Otro factor a superar es el miedo al éxito que puede cundir entre las gradas. A muchos les cuesta convencerse de que es posible sonreír después de tanto tiempo pasándolo mal. Y a pesar de la solvencia con la que ha superado el Córdoba sus últimos compromisos sigue existiendo la eterna procastinación hacia la infelicidad tan propia del senequismo de estas tierras. El típico “ya pincharán” que acompaña al medio en los bares más castizos.

El otro, tampoco baladí, radica en la necesidad de dar un paso adelante. A la exhibición de fuerza de Pamplona únicamente le faltó una pizca de empuje ofensivo para inquietar al rival. En casa, en teoría, no se sostendría un planteamiento de contención. Eso sí, si el camino para ganar pasa por amarrar como sea y estar extremadamente finos arriba creo que todos nos apuntamos.

Para superar estos condicionantes no se auguran muchos cambios en el once. Si acaso, el regreso de Luso en lugar de Gálvez. Oltra, que parece un técnico lógico, no mueve las piezas si la máquina funciona.

Lo dicho, toca acostumbrarnos todos a nuestro nuevo rol para irnos haciendo el cuerpo -quiéralo el Dios del fútbol- a una temporada tranquila que pueda culminar con una sonrisa. Sin miedos a la desconocida felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s